Nunca pensó que la venganza a un desengaño la hicieran perderse.
Tal vez fueron las copas, el ambiente o tanta gente o aquella excusa frecuente,
o aquel refrán de que la vida es sola una y hay que vivir el presente.

Que engaño dos extraños jugando a quererse 
En lo oscuro el amor no puede verse