Al que carece de metáfora se lo deja a la intemperie.