El ser humano se adapta a todo. Supera el dolor,cierra historias,empieza de nuevo,olvida,hasta consigue sofocar las más grandes pasiones. Pero a veces basta con nada para comprender que esa puerta nunca se cerró con llave.