Siempre quejándote de todo y a la vez fingiendo no darle importancia a nada.
Vives de esperanza pero no sabes qué esperas