Siempre es levemente siniestro volver a los lugares
que han sido testigos de un instante de perfección