Es tu propia piel la que me hace mover en extremos

El amor debe ser como el café;
a veces fuerte, otras dulce, a veces solo, otras acompañado
pero nunca debe estar frío