He observado muchas veces que para prosperar en este mundo hay que tener aire de tonto, pero sin serlo.