Mi niño interior me pidió
que no lo dejara ir. no quería
que su globo de helio
se lo robara
el sol