Nunca dejo que un ángel haga un nido en mi almohada, pero me acuerdo tarde mi amor . Hoy me siento a la sombra de tus piernas dormidas y converso a mi insomnio de vos.

Y como los fantasmas del recuerdo, salen de noche a patotearte, vos andas descalza y en puntas de pie.
Es tan fácil perderse en las calles del miedo, no me sueltes la mano mi amor.
Mi casa es un desastre sin tu risa, no me dejaste ni las migas,
A cara de perro estoy extrañándote !