Se me cortaba la respiración cada vez que se acercaba. Nunca se quedó lo suficiente como para matarme