Hay una salida que espera por cada laberinto en el que te metas.
Eres uno mientras la buscas, y pasas a ser otro cuando la encuentras.
Nunca es la misma persona aquella que sale que aquella que entra.