Quizás sea el peor momento para encontrarnos