Salí a caminar y el camino me abrigo los pies. No tuve que pensar, solo me llevé...
Pasé por el sol y por todo lo que ya soñé, la vida me guiño y me sonrojé.
Me puse a mirar, llegué a comprender que todo hasta hoy fue lo más bueno que probé. Labrar, coser la tela que al final es lo que uno es.
Seguí más allá y encontré el tesoro que perdí, lo até en el cinturón y lo repartí.
Vi cómo se fue la sombra que fui, vi cómo acabó. Me vi correteando mi existir, aquel, que hoy, dentro de una canción me quiere aplaudir.