No quiero ver la luna roja,
quiero ver lo rojas que se ponen tus mejillas
cada vez que te digo que sos el amor de mis días,
que sos el amor de mi vida
y lo mucho que me encanta que sonrías.
Eso quiero.