Tener la capacidad y la posibilidad
de hundir a una persona, y no hacerlo,
es una partecita muy importante
del ser buena persona.




no nos gustan las mentiras, pero es necesario de vez en cuando creerle a alguien que nos dice que todo va a estar bien