porque el cielo a conspirado a mi favor,
y al segundo de rendirme te encontré