Que chiquito
se vuelve el mundo
cuando queres esconderte,
y que grande
cuando queres que te encuentren.