Porque
la verdad no depende de un hombre


Porque somos más
que las letras de un nombre