No había manera de hacerte comprender
que así no llegarías nunca a nada,
que había cosas que eran demasiado tarde
y otras que eran demasiado pronto,
y estabas siempre tan al borde de la desesperación
en el centro mismo de la alegría y del desenfado

había tanta niebla en tu corazón desconcertado.