El adiós llega mucho antes que la despedida