Que cada siempre lleva su hueso de jamás,
que los jamases tienen arrebatos de siempres

Así
incansablemente,
insobornablemente,
entre siempre y jamás fluye la vida insomne
pasan los grandes ojos abiertos de la vida.