Tenes el mundo en tus manos, y aún así morís,