Tomé tu mano a través de todos estos años 
Pero tu tienes todavía todo de mí




Tu rostro ronda por mis, alguna vez agradables, sueños 
Tu voz ahuyentó toda la cordura en mí