A veces me elevo, doy mil volteretas, me encierro en tus ojos tras puertas abiertas, a veces te cuento por que este silencio y es que a veces soy tuyo y a veces del viento.
Te escribo desde los centros de mi propia existencia donde nacen las ansias la infinita esencia. Hay cosas muy tuyas que yo no comprendo, y hay cosas tan mías pero es que yo no las veo. Supongo que pienso que yo no las tengo, no entiendo mi vida, se encienden los versos que a oscuras te puedo.
Lo siento no acierto, no enciendas las luces que tengo desnudo el alma y el cuerpo
..

A veces te juro de veras que siento no darte la vida entera darte sólo esos momentos.