Saber del juego más bonito que hay. 
Saber reír, saber llorar. 
Sabe de gritos que no tienen voz. 
Y de amar.