No sé que era, pero teníamos algo especial y lo sabíamos. lo podías ver en el modo en el que nos movíamos y hablábamos. No hablábamos mucho, lo dábamos todo por sobreentendido. Y eso era lo que ponía todo en negro, el aire de seguridad que despedíamos.