Los dos se sintieron en el mismo instante, y resbalaron el uno hacia el otro como para caer en ellos mismos. En la tierra común de palabras y caricias, esas metáforas tranquilizadoras, esa vieja tristeza satisfecha de volver a ser el de siempre, de continuar