Hablo de esperar aún sabiendo que no sabes quién va a venir. Dar sin esperar. No lo digo yo, lo explican mis manos, que nunca tienen melodía, excepto cuando acarician... ahí si... son pura música