Podemos elegir ver lo bueno, en nosotros mismos y en los demás. Podemos elegir verlo siempre