.

No bastaba con amar,
también había que decirlo.