Respirarse, enborrachar, morir y seguir viviendo

Te espero en el cruce y allá decidimos, si cara o cruz, si suerte o destino. Si esta todo escrito, o si escribimos de mas. Y al final camino solo, y aunque de vueltas no hay vuelta atrás. Son las cruces de un cementerio. Las que nos hablan y cuentan que estamos acá.