El pesimista se queja del viento;

el optimista espera que cambie;

el realista ajusta las velas.