El dolor de la separación no es nada comparado

con la alegría de reunirse de nuevo.