No esperar a que se pudran las cosas para que se enteren