Sólo sé que no sé nada de tu vida, sólo me colgué una vez en el pasado. Presenté mis credenciales a tu risa, y me clavaste una lanza en el costado. Creo que no te dejé jugar con fuego, sólo nos dijimos cosas al oído. Y si un día te encontrare una mañana, será posible, será dormido..
Calamaro-