Me engaño al verte al pasar: “Saldré a buscarte después”
No hay río que sin caudal pueda abrigar algún pez.