Usted claro no sabe, ya que nunca lo he dicho,
ni siquiera esas noches en que usted me descubre con sus manos incrédulas y libres;
usted no sabe como yo valoro su sencillo coraje de quererme.