NO ES PERFECTO.
Y dejame ahorrarte el suspenso, vos tampoco lo sos.
La pregunta es: ¿Son perfectos el uno para el otro?