En el subte

Una mujer lee ''Un mundo felíz'' de Aldous Huxley. A su lado, un hombre de mediana edad, aunque muy deteriorado estira el cuello y ve, en la página 217 esta frase: ''la felicidad es un patrón muy duro, especialmente la felicidad de los demás''. No lo pudo soportar. Es desdichado y sabe que nunca dejará de serlo. Ha perdido su trabajo, nadie lo ama, cree que está enfermo, saca un cuchillo y degüella a la responsable de su desgracia.
Debería prohibirse, reflexiona, la lecturas de ciertos libros en lugares públicos.