La única privacidad que nos está quedando es nuestra mente.