Cuando sea grande.

No quiero quejarme de oreja a oreja, fijarme si quien me aventaja se aleja, negar el reflejo que dejo en mi espejo, ni alojar el rencor entre ceja y ceja. No quiero guardar tantos secretos, ni estar enfrentado en un cuaderno grotesco, como los Montesco y los capuleto, no quiero a tu edad quedar obsoleto. Ni perder el vigor ni decir sin rigor que todo tiempo pasado siempre fue mejor. Ni llegar a mi casa ofuscado y molesto, no quiero estar cansado de llevarme puesto. Y aunque esta verdad pueda doler tengo que decirlo sin complacer, pero si ofendo pido perdón cuando sea grande quiero ser como vos.
No quiero cometer tus mismos errores, ni creer que todos son estafadores, no quiero manejar tus mismos valores, ni que cada dia sea igual a los anteriores. No quiero no poder controlar mis enojos, ni cargar esa tristeza en los ojos, mojados y rojos, ajados y flojos; no quiero resignarme a ser mis despojos. Ni echar con vehemencia la culpa a los demás de lo que es mi incumbencia y responsabilidad. Ni que me de por probar en alguna idiotez lo que no pude hacer cuando tuve 23.
No quiero que ya nada me provoque placer, ni que cuando el dolor me toque odie el ayer. Ni mirar fotos viejas y ponerme a llorar o que nombren a alguien y empezar a temblar. No quiero llevar esa vida maltrecha, con sospechas de dolor y la ilusión desecha, ni lanzar pestes creyéndome Apolo, ni que me moleste una fecha estar solo. Y aunque esto se preste a mal interpretar, no quiero que crean que es solo por criticar.
Y espero que tan solo sea una declaración, porque ni yo sé si sé que quiero que quieras ser como yo.