Conoces a través de la mente, que es la parte más superficial de tu individualidad.
Con el corazón conoces algo más profundo que la mente. La mente no puede adentrarse ahí. Sin embargo, detrás del corazón está tu ser: tu verdadera fuente de vida, que también tiene su forma de conocer.