Mientras fumo mi dulce hierba miro al cielo y le agradezco al dios el sol por darle a mi pobre alma una ves más todo su calor.
Más de una vez tembló mi cuerpo por el frío .Más de una vez se ha congelado mi emoción .
Pero ha pasado la tormenta se abrió el cielo y puedo ver el sol.

- Resistencia Suburbana -